Lo recuerdo perfectamente

Lo recuerdo perfectamente

 

Editorial Anaya, abril 2011. Colección El Duende Verde

Ilustrador: Andrés Guerrero. 

 

 

A casa de Juanfra llega el tío Fermín, hermano de su madre. está gravemente enfermo y va a tener que pasar una temporada con la familia mientras se somete a tamiento. el tío Fermín es distinto al resto de adultos: escucha atentamente todo lo que dice su sobrino, parece ser capaz de leer el pensamiento y de atraer a las ranas. También es especial Petra, la vecina de Juanfra que se encargará de cuidar de él y de su hermana mientras su madre está en el hospital con su tío. Petra dice que tiene un síndrome, pero será capaz de leer, escribir y hacer sumas y restas muy difíciles que le corregirá el propio Juanfra, cuando comprenda que tiene mucho que aprender de ella.

El tío Fermín se encuentra más débil cada día por el agresivo tratamiento al que está siendo sometido, pero encontrará fuerzas para ir una vez más a cazar ranas junto a sus sobrinos, los amigos de estos y Petra. Con su magia pasarán desapercibidos delante de Benito, el dueño de las tierras, y decenas de ranas se acercarán hasta los «cazadores». el tío les dejará que cada uno escoja una para cuidarla en casa, aunque cree que los animales están mucho mejor en libertad. ese mismo día, el tío Fermín cae en cama y tardará varias semanas en recuperarse. Petra irá todos los días a leerle porque así él consigue descansar sin sufrir pesadillas. A estas lecturas se unirán Juanfra, Paco y Pedro; todos quieren ayudar en su recuperación. Por fin, el tío se encuentra mejor y comunica a su familia su decisión de marcharse con Petra y su madre a vivir a la costa. Su partida coincide con el comienzo de las vacaciones. Con tristeza, Juanfra se despide de su tío y de Petra, a la que había cogido mucho cariño. el muchacho y sus amigos deciden devolver las ranas a la charca en homenaje al tío Fermín.

Proyecto de lectura: IJ00331701_9999987675.pdf (514,1 kB)